Waldo Pérez Cino: poemas

    Secuela de Procusto

    Actualidad de los clásicos, rumbo de setas
    ocres en el bosque. Nada comunica el templo
    salvo un puente que circunda todo, y las sombras
    de las antiguas calzadas de piedra: una mancha
    de humedad en los pulmones, un vestigio.
    Por aquí pasó un ejército, por aquí los pies
    de una muchacha con un cántaro de agua;
    allá la desaparición de las cosas sorprendía
    a dos antiguos camaradas del Liceo
    cumpliendo su deber entre la afrenta
    tan extraña de la guerra: bayonetas
    caladas como banderines bajo tierra, un lecho
    de Procusto para los audaces y los altos,
    para la vida que no encaja frente al rostro
    impávido de lo que no tiene otra madera
    que su destino de horma y crematorio.

    Lago Constanza

    Némesis del mar, tan concitado
    paciencia a buen recaudo: sacrificio
    y oración, la luz de la lectura
    en diagonal sobre la mesa. El lago
    como un espejo de lo inmóvil,
    lontananzas que ni siquiera en horizonte
    y las tardes de los días que se apuran
    y el valor: sacrificio y palmas ofrecidas
    hacia arriba por mor de la constancia,
    citadella en apuros, damsel in distress.
    Y el coágulo. La sangre que ya no surca
    el rostro sobre el síndone, la detenida
    en el tiempo exacto de la ausencia
    y del transcurso y el delirio, el lienzo
    que ya para la imagen cobija sólo aire.

    WALDO PÉREZ CINO
    Waldo Pérez Cino (La Habana, 1972). La demora, su primer libro de relatos, se publicó en La Habana en 1997. Desde entonces reside en Europa. Ha publicado también los relatos de La isla y la tribu (2011) y El amolador (2012), los volúmenes de poesía Cuerpo y sombra (2010), Apuntes sobre Weyler (2012), Tema y rema (2013) y Escolio sobre el blanco (2014) –recogidos en Aledaños de partida (2015) junto a Dinámica del medio–, y el ensayo El tiempo contraído: canon, discurso y circunstancia de la narrativa cubana (2014).
    avatar