‘Siente’: un bombardeo a los sentidos en La Guanábana Mecánica

0
Vista interior de La Guanábana Mecánica durante la inauguración de la exposición colectiva ‘Siente’ (Foto: Facebook La Guanábana Mecánica)

Entrar a La Guanábana Mecánica y sentir la cadencia de una música casi mística entremezclándose con el olor a incienso y las luces tenues es un escenario paradisiaco para los sentidos.

Esto sucedió el pasado viernes 17 de enero a través de una exposición colectiva que carga con lo efímero y esa maravilla de no definirse, y que parece simplemente una apuesta a que el espectador cumpla con un deseo (en estos tiempos casi una súplica): Siente.

César Vilá, Carlos Vilá y Yinet Pereira fueron esa especie de duendes cómplices (más bien rozando los límites de lo dantescos) a la hora de conformar esta muestra seductora que sobrecogía al que llegara a la nave del Vedado a ritmo de Somnio, quien acompañó la expo desde el principio hasta el fin.

La muestra cuenta con 11 obras de diferentes formatos: la fotografía, el cartel, el audiovisual y la instalación. Los artistas y las piezas invitados al ruedo para generar esta evocación psicodélica fueron: César Vilá (R.Y.B), Ailén Maleta San Juan (Ella), Alberto Rambaudi (¿Yo soy Hatuey?); Ronald Vill (La perfidia de las imágenes); Carlos Vilá (Sinfonía #1), Jorge Hernández (Los relatos de Venus), May Reguera (Amar y ya-Rojo-Azul), Bryan J. Romero (HEX), Danay Nápoles (Génesis); Ira Kononenko (Instalación S/T) y Yinet Pereira (Substancia).

La sencillez (no simpleza) de la curaduría es un elemento distintivo: las piezas en su gran mayoría descansan en una lámina de lata oxidada iluminadas por pequeñas y tenues luces amarillas. Las instalaciones se encuentran independientes, pero los nombres de sus autores y los títulos se pueden apreciar manuscritos sobre la misma superficie de metal. El videoarte de Yinet Pereira está proyectado al fondo de la nave. Entre la pantalla y el espectador hay un tabloncillo que recibe algunos destellos de lo proyectado para crear un espacio que atrae la mirada e hipnotiza.

En un artículo de la revista Vistar, algunos de estos artistas conversaron sobre sus obras. César Vilá, quien expone un tríptico fotográfico, comenta: “Son tres imágenes de objetos muy populares sacados del contexto cotidiano mediante una sintetización máxima de su apariencia normal, a través únicamente del encuadre”.

Por su parte, dentro del mismo trabajo, May Reguera que también participa con un tríptico explica: “Esta obra acompaña un primer retrato que hice para el cartel de #Amarilla. Ya estoy trabajando en #Rojo y luego quiero hacer #Azul. Entonces, a raíz de eso y la propuesta de los hermanos Vilá de formar parte de esta exposición que iba sobre los poderes de los colores pensé en sacar un tríptico de estas series mías que se nombrarán con colores.”

Una de las ganancias de Siente es asumir el proceso expositivo como un todo; de ahí la relevancia que adquieren elementos colaterales como la música de Somnio, el diseño de luces, los performance danzarios de la compañía Los Hijos del Director, o el cartel de Aaron Moreno que fungió de hilo conductor entre las restantes piezas.

Yinet Pereira en unos comentarios para Rialta nos cuenta: “Pretendíamos que todo el que se interesara por la expo pudiese llegar, a través de las obras, a su nombre: Siente. Por eso tratamos de agrupar a artistas que lograran producir piezas que evocaran determinados sentidos, como una especie de sinestesia. Artistas de todos los medios para vincular más de una forma de expresión. De ahí lo de combinar a fotógrafos, pintores, escultores, diseñadores y músicos.”

Yinet Pereira es una joven fotógrafa y ha participado, entre otras, en las muestras colectivas Diálogo 28 (Fresa y Chocolate, 2015), y la que acogiera el Centro de las Artes Visuales durante VIII Bienal de Fotografía Alfredo Sarabia in Memoriam (2015). Cuenta además con una exposición personal: Silencios reestructurados (Edificio Jerusalem, Miramar Trade Center, 2015).

César Vilá, también fotógrafo, a pesar de su corta edad, posee en su haber numerosos premios, una exposición personal en la Sala Joaquín Blez de la Fototeca de Cuba (Re-constructivo) y ha integrado disímiles muestras colectivas: Iluminations (Ave 25 Gallery, San Francisco, Estados Unidos, 2013), Con cierta complicidad (Sala Lezama Lima del Morro Cabaña, 2013), Discurso No Oficial del Espacio (Galería Immagini, México D.F., 2014), entre otras. Su hermano, Carlos Vilá, otro joven galardonado, lo ha acompañado en varios performance y exposiciones. Además de estos ha sido convocado para mostrar su obra en Poesía en el lente (Galería 5 de septiembre, Cienfuegos, 2014), Que mona es Lisa (Galería Félix Arencibia, 2014), entre otras.

Para la campaña de promoción de la exposición, sus curadores y artífices decidieron codificar el título real bajo un enigmático mensaje plasmado con emojis. La idea era, desde el principio, que los asistentes llegaran solos a su “sentir” individual y particular, cualquiera que les cultivase el bombardeo de música, color, figuras, texturas, símbolos que tenían emplazado en el lugar. Un viaje de los sentidos a través del arte joven en Cuba que se podrá experimentar hasta finales de enero en La Guanábana Mecánica.

avatar