Montréal-Habana 2019: un encuentro entre dos islas

Cartel promocional de Montréal-Habana: Rencontres en art actuel / Encuentros de arte contemporáneo

Los encuentros de arte contemporáneo entre Montréal y La Habana resultan de un proyecto de intercambio cultural, y tuvieron lugar con anterioridad del 14 de mayo al 22 de junio en la ciudad canadiense. Ahora será la capital de Cuba la anfitriona, desde el 31 de octubre hasta el 8 de diciembre de este año, y lo hará en el marco de las actividades por el 500 aniversario de su fundación como villa.

Montréal-Habana: Rencontres en art actuel/Encuentros de arte contemporáneo, como lleva por título el proyecto, es un evento de arte contemporáneo que incluye diversas exposiciones, residencias artísticas, video-proyecciones, eventos teóricos y encuentros entre artistas, gestores culturales y curadores.

El origen de este proyecto parte de una red de contactos que incluían a varios curadores y organizaciones artísticas de Cuba y al Regroupement des centres d’artistes autogérés du Québec (RCAAQ). Este último pretendía que sus miembros se beneficiaran de dicha red y, a partir de ahí, dar la posibilidad a la creación, de manera paulatina, de asociaciones y proyectos culturales en común con homólogos en la Isla.

Según difunde su sitio web, Montréal-Habana ha sido posible gracias a la colaboración entre ocho centros artísticos montrealeses: Centre CLARK, DARE-DARE, Galerie B312; Groupe Intervention Vidéo, La Centrale Galerie Powerhouse, el centro OBORO y Perte de Signal et Vidéographe. Mientras que por la parte cubana han acogido este intercambio el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, la residencia artística Artista x Artista, y las galerías Arte Continua y AVECEZ Art Space. De algún modo, Montréal-Habana ha servido para poner a dialogar, al interior de la Isla, a instancias institucionales con algunas de las iniciativas privadas del circuito de arte cubano de hoy día; con lo cual (¿quién sabe hasta cuándo, ni bajo qué condiciones?) se consigue permear un poco esa tradición de divorcio, malas caras y violencia entre esos dos sectores, silenciada por los medios oficialistas.

En Arte Continua, en el marco del encuentro, se presentó por primera vez en La Habana el programa de vídeo La caída. Nelson Henricks, curador de la obra explica:

Como punto de partida seleccioné vídeos muy cortos que usan el performance, pero el lenguaje y las realidades binarias fueron también importantes componentes en la toma de la decisión. Montreal es una ciudad bilingüe en la que, además, se hablan otros idiomas; por tanto, busqué reflejar esa diversidad.

La curaduría de este gran videoarte, con una hora de duración, está conformada por 19 realizadores con un video por cada artista. Algunos de ellos son: Caroline Monnet, Cathy Sisler, Diane Obomsawin, Frédéric Lavoie, Gwenaël Bélanger, Jenny Lin, Karen Trask, Kim Kielhofner, Kimura Byol, Manon Labrecque, Michel de Broin, Moridja Kitenge Banza, Nadia Myre,  Nathalie Bujold, Nathalie Lemoine, Nik Forrest, Rachel Echenberg, Skawennati, Sylvie Laliberté y Yudi Sewraj. La caída se mantendrá proyectado en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales hasta el 8 de diciembre de este año.

También tuvo lugar un panel sobre gestión cultural, en el que representantes de los centros montrealeses (Marthe Carrier, Roxanne Arsenault y Manon Tourign, Martin Dufranse, Aron Pollard y Julie Tremble) tuvieron la oportunidad de intercambiar con las curadoras del evento Lillebit Fadraga, Solveig Font, Gretel Medina y Cristina Figueroa. Todas las intervenciones dentro de la conferencia se condujeron por la línea de la colaboración entre la institución, curadores, gestores y artistas.

En el Centro de Desarrollo también se presentó el performance La niña la pinta, confesiones de una mujer elefante, de la serie i love you, por Helena Martín Franco. Helena es una artista colombiana que vive en Montréal y trabaja como artista asociada a La Centrale Galerie Powerhouse de esta ciudad. Es fotógrafa y realizadora de performance, con una marcada orientación hacia el cuerpo femenino y a la denuncia de la violencia simbólica y visible hacia las mujeres. Generalmente con un lenguaje crudo, porque así es la realidad que describe, esta creadora también forma parte de la exposición A quien pueda interesar, inaugurada en la galería AVECEZ Art Space.

Los artistas en residencia de este intercambio en La Habana son Estela López Solís (México-Canadá) y Danny Perreault (Canadá). Estela pertenece al centro DARE-DARE y presenta un performance que reflexiona sobre las raíces de América Latina. Específicamente, aborda el tema de la cumbia y sus orígenes. Además, estará brindando un conversatorio en Artista X Artista el 11 de noviembre a las 5:00 p.m.

Montréal y Cuba son islas, rodeadas de mar, uno más frío que otro, pero el azul es el mismo. Dos lugares distantes crean un puente de arte para hacer las relaciones artísticas no sólo posibles, sino provechosas. De Montréal a La Habana se viaja con sueños de hermanamiento, de diálogo y libre conversa, y de hacer menos difíciles las fronteras marcadas por la distancia y la tozudez soberbia del Poder.

 

avatar