Lo que te den, cógelo: jorge&larry en El Apartamento con ‘GIF me love’

De la muestra 'GIF me love', jorge&larry

De septiembre hasta noviembre de 2019 estará abierta en la galería El Apartamento (#15 esq. H, El Vedado, La Habana) la exposición GIF me love, de jorge&larry. Como sugiere la web del espacio que los tiene en nómina, Jorge M. Hernández (Artemisa, 1975) y Larry J. González (Mayabeque, 1976) han reinventado en su trayecto como artistas visuales, de forma lúdica, herética y cínica, “los códigos creativos del pop”, entrelazados a “la coartada contextual cubana”, y han hecho de “alusiones” y “relatos cifrados” la sinapsis de una obra que se halla situada ya en los salones de varios coleccionistas y museos del mundo.

Provocación y refinamiento, versatilidad de técnicas (dibujo, pintura, video, escultura, objet trouvé) que se presentan por capas fácticas o de sentido, y que van a desembocar en el collage. Un palimpsesto de referentes contemporáneos que los hacen fluctuar “entre lo profano y lo sacro, lo mediático y lo íntimo, lo impostado y lo auténtico”, siendo que su acierto es justamente difuminar con franqueza “la línea que se interpone entre frivolidad y hondura”. Lo sostenido por El Apartamento –que acoge, entre otras, obras de Diana Fonseca, Orestes Hernández, Juan Carlos Alom, Yornel Martínez, Lester Álvarez, José Manuel Mesías, Yaima Carrazana, Leandro Feal, Víctor Piverno, Reynier Leyva Novo, Eduardo Ponjuán, Ezequiel Suárez– se evidencia en esta nueva muestra. Aquí confluyen –cual apunta el título– la actividad en redes sociales como el WhatsApp y formatos comunicativos virales como el sticker y el GIF con cuadros que apelan a teóricas del feminismo, a escritores cubanos silenciados y a una camada de artistas  “raros y valiosos”, algunos de los cuales se hallan diseminados muy lejos del patio. Destaca también una colección cuasi sacrílega de santa/os deslenguada/os que no se miden para restregarnos (vomitarnos más bien, rompiendo urnas) su puñado de “verdades” sobre idioma, cultura y c/dolor local.

Y ni hablar de las mujeronas que desde la actuación nos han regalado a través de Larry algunos gestos del anonimato cotidiano de hoy y del ayer, que podremos ver en frenético loop.  Si algo debe hacer furor esta noche –junto a esos GIFs de Broselianda Hernández, Beatriz Valdés, Lily Rentería, María Isabel Díaz, Jacqueline Arenal y otras actrices sin par–, es la colección colaborativa de stickers que Larry –quien también tiene una vida como escritor– ha engendrado en compañía del talento y la complicidad de los amigos. En conjunto, estos paquetes sobrepasan con holgura los cien y se hallan montados en tamaño natural, enmarcados en verde WhatsApp. Además de diseñadores y artistas (audio)visuales implicados, y de la propia colección de jorge&larry, no pocos son de la autoría de los escritores de Generación Cero de la que Larry forma parte (Jorge E. Lage, Legna Rodríguez Iglesias, Oscar Cruz, Rogelio Orizondo, Javier L. Mora, Martica Minipunto, Jamila Medina Ríos). Y fueron distribuidos libremente en la apertura.

Las palabras de la expo, de las que Larry compartió par de frases en su página de Facebook, circularon en una postal diseñada por la mano siempre meridiana de Michelle Miyares y fueron tecleadas literalmente en WhatsApp por Jamila M. Ríos (alias “la viuda de calvert casey” para estos stickers):

Hace un tiempo que todos los cerapios nos migramos pa WhatsApp. Fue indetenible. Desde entonces pernoctamos en una casa de techo verde-vómito, paredes verde-ciruela bioluminiscente, puertas verde-mamoncillo, tirando a verde-Martí, y ventanas verde-cadete. Creamos grupitos (LegnaenLavana, Pancha plancha en 4knchas, Las directoras de coro, Pal krajo la inmanencia). Nos tiramos el tra con cancioncitas del antier y con heroínas de las buenas nos consolamos sin pausa de los amores que se fugan en faldita de cancán. Lo mejor de esta libreta de direcciones es que tocamos en las tumbas y todo(s) se no(s) da(n): baqueros y caínes, severos y calvos pa(n)dilleros… se nos suben al coro del ¡ay, croa! También vienen extremas de jauría. Y no falta el durako en nasobuco. Ni los que dejaron el arte pa driblear a su aire en el grafiti, el perreo, la moda, la alta y las bajas cocinas. Aquí no nos falta nada. Esto es teoría y práctica contra tu mal de ojo. Y lo que se siente se stickea y lo que se sueña se gifea. Los santos nos guarden de los emoticones y de no movernos por flashazos al compás de la epilepsia, o de tragar y regurgitar en otro idioma que en la lengua de cuje de lo impar, de lo cosita. Cuando estoy wasapeando hasta la madru, a veces me interrumpe, siempre exacta a las 2 de la mañana, la manito de Dios, su anunciación, que me arranca una copia de mis chats, dizque pa asegurármelos, en el pimpollo de la(s) nube(s). Entonces, recuesto en la ventana mi cabeza gentil, y me pongo a soñar con esos días en que subsistíamos con medio SMS y una docena de perdidas. Es verdad que la vida te sorprende y que levantarse vale la pena solamente por saber qué nueva canción de BB se va a pegar… Un color clásico es un regalo que no nos despecha nunca. Dios nos cría y el verde WhatsApp nos junta. Esto es Cancha. No hay más na.

Si te dejas tentar, tienes hasta noviembre para surfear por los verdes de esta muestra… Lo que te den, cógelo. ¿Qué esperas para llegarte a recibir amor?

 

 

JMR
Jamila Medina Ríos en poesía: Huecos de araña (Premio David, 2008), Primaveras cortadas (México D. F., 2011), Del corazón de la col y otras mentiras (La Habana, 2013), Anémona (Santa Clara, 2013; Madrid, 2016), País de la Siguaraya (Premio Nicolás Guillén, 2017), y las antologías Traffic Jam (San Juan, 2015), Para empinar un papalote (San José, 2015) y JamSession (Querétaro, 2017). Jamila Medina en narrativa: Ratas en la alta noche (México D.F., 2011) y Escritos en servilletas de papel (Holguín, 2011). Jamila M. Ríos (Holguín, 1981) en ensayo: Diseminaciones de Calvert Casey (Premio Alejo Carpentier, 2012), cuyos títulos ha reditado, compilado y prologado para Cuba y Argentina. J. Medina Ríos como editora y JMR para Rialta Magazine. Máster en Lingüística Aplicada con un estudio sobre la retórica revolucionaria en la obra de Nara Mansur; proyecta su doctorado sobre el ideario mambí en las artes y las letras cubanas. Nadadora, filóloga, ciclista, cometa viajera; aunque se preferiría paracaidista o espeleóloga. Integra el staff del proyecto Rialta.
avatar