Entre afecciones y ficciones. Taller del artista e investigador Henry Eric en INSTAR

Una sesión del taller 'Afectar el afecto. Ficcionar el documento'

El Instituto de Artivismo “Hannah Arendt” (INSTAR) ha estado acogiendo en las dos primeras semanas de septiembre el taller “Afectar el afecto. Ficcionar el documento”, del artista, profesor e investigador transdisciplinario Henry Eric Hernández (Camagüey, 1971). Seis sesiones desarrolladas los jueves, viernes y sábados del 5 al 14 del mes en curso, que llegan tras la experiencia compartida durante el pasado agosto por Jamille Bigio y Eric Gottesman, respecto a la participación y la disensión.

Estos encuentros esperan ser plataformas de discusión y pensamiento donde considerar, desde la teoría y en pos de intervenciones prácticas, asuntos del humanismo como la civilidad, el arte y la vida cotidiana. La divisa del profesor que esta vez acompaña a los asistentes en la polémica y el aprendizaje incluye tres conceptos clave: reparación, respeto y recuperación.

Al cierre, el próximo sábado 14 a las 6:00 p.m., el taller de Henry Eric se desdoblará en la presentación de dos volúmenes: El fin del gran relato y Pan fresco (ambos de 2019). En este último se aúnan, como indica el subtítulo de su edición por Almenara, “textos críticos en torno al arte cubano”. Se trata de una compilación a cuatro manos entre Clemens Greiner y el propio Henry, quienes son parte de un conjunto de ensayistas que incluye, entre otros, a los críticos Mailyn Machado, Héctor Antón, Orlando Hernández y Anamely Ramos.

En cuanto a El fin del gran relato, dado el alcance de los tópicos que aborda (el performance político, por ejemplo), es un libro-catálogo que trasciende el proyecto colectivo que fue curado entre 2017 y 2018 por el investigador camagüeyano. En sus páginas, coeditadas por Henry en colaboración con Ximo Sánchez, se recorre la obra de artistas visuales como Carlos Garaicoa, Ezequiel Suárez, Isabel Cristina Gutiérrez y Laura Pérez Insua, José Ángel Toirac, Los Carpinteros, Celia & Yunior, Yornel Martínez, Reynier Leyva Novo. Entre los ensayistas invitados sobresalen Suset Sánchez, María A. Cabrera Arús y Carlos Alberto Aguilera –este último del anticanónico y ya canonizado grupo Diásporas.

Al lanzamiento de ambos títulos le seguirá la proyección del documental homónimo El fin del gran relato, cuya introducción correrá a cargo del joven Jorge Peré (La Habana, 1991), egresado de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana. Esta última sesión del taller –que incluye generosamente literatura y cine– acontecerá descentrada de la Habana Vieja. Los interesados deberán dirigirse a Párraga, en el municipio Arroyo Naranjo, exactamente a la calle Justo #63, entre Fernando y Estela, por más señas, a la casa del Chino Novo, a tres cuadras de la Iglesia de Santa Bárbara.

En la trayectoria artística de Henry Eric –quien estudió en el ISA y es reconocido como dibujante, instalacionista, escultor, así como por haber realizado cine experimental–, destacaron en la década de los noventa las obras Virilidad blasonada y omitida (1992) y El padre de la Patria, el hijo y el Espíritu santo (1993). Una de sus muestras en Cuba, en lo que va de siglo, fue Relato insolente. Historia mansa, que estuvo expuesta en el barrio de San Isidro, en la Galería Taller Gorría (GTG). En la revista Arte por excelencias, su quehacer fue analizado en 2014 según los códigos de la «artificación» del académico e investigador Ossi Naukkarinen; puesto que, mucho más que acatar, suele atacar los moldes rígidos del “objeto artístico” –comprendido de modo clásico– y proponer una estética del acontecimiento al apelar a otros saberes.

Tanto en La Habana como en Europa –donde obtuvo el título de Doctor otorgado por la Universidad Complutense de Madrid–, Henry Eric ha generado discursos (obras, conferencias, ensayos) que se ocupan de las intersecciones entre historia y poder. No extraña pues su presencia en INSTAR, donde gravita el imaginario de Tania Bruguera, una creadora apasionada por esas dominantes, al igual que por la ética y el deseo, y por un arte en transformación de lo político y lo legal.

avatar