‘El susurro de Tatlin #5’, de Tania Bruguera, entre las propuestas artísticas más relevantes del siglo XXI según ‘The Guardian’

‘El susurro de Tatlin #5’ en el Tate Modern de Londres

El periódico británico The Guardian ha elegido un performance de Tania Bruguera, El susurro de Tatlin #5, para integrar una lista que recoge las veinticinco obras de arte más significativas del siglo XXI. Esta pieza de arte conducta fue estrenada en 2008 en la prestigiosa galería Tate Modern de Londres, y posteriormente realizada en Francia, Eslovenia e Italia.

El performance propone a sus participantes / espectadores, que son sometidos a procedimientos de control de masas por policías ecuestres, una experiencia más directa en un tipo de acción al que suelen acceder exclusivamente a través de la mediación de la prensa y los informativos televisivos, de ahí que la pieza sea definida técnicamente como “descontextualización de una acción”.

Esta obra forma parte de una serie de performances que rinde homenaje a Vladimir Tatlin, el arquitecto ruso cuya obra, malograda por el estalinismo, marcó el divorcio entre arte de vanguardia y revolución, y tiene el objetivo de hacer reflexionar sobre los límites de la agencia de los ciudadanos bajo el control del Estado.

Otro performance de esta serie, El susurro de Tatlin #6, estrenado sin contratiempos en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, en el marco de la Bienal de La Habana de 2009, concede al público la posibilidad de ejercer su libertad de expresión durante un minuto ante un micrófono abierto. Según se comenta en la página oficial de Bruguera, la repercusión que tuvo hizo que las autoridades culturales del régimen cubano publicaran una denuncia a los comentarios de los participantes, acusándolos de ser parte de una campaña de difamación a la Revolución cubana.

Cuando su autora intentó realizarlo por segunda vez, en la Bienal de La Habana de 2014, en el emblemático emplazamiento de la Plaza de la Revolución y en el complejo contexto de la normalización de relaciones entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos, Bruguera fue detenida por la Seguridad del Estado e impedida de abandonar el territorio nacional durante varios meses, en tanto que el Comité Organizador de la Bienal la acusaba de subversión política.

A propósito de este suceso, la artista comentó a Diario de Cuba: “Aprendí que el país tiene que cambiar y que no se puede seguir así. […] Quiero seguir trabajando para ello. Aprendí que el arte puede ser parte de la historia e intervenir en un evento en una escala superior, más allá de la exposición.”

Así describe The Guardian El susurro de Tatlin #5: “Dos policías montados y sus caballos se mueven entre el público, valiéndose de técnicas de control de multitudes. Una exhibición de poder, este trabajo es escultural tanto como es un performance, o un ballet ecuestre. El olor de los caballos, su magnitud en un espacio reducido, la segregación a menudo tácita, la incertidumbre de si se es audiencia o público: la artista cubana considera a este performance de 2008 como una viñeta, pero es mucho más que eso”.

La selección de The Guardian también incluye obras del artista chino disidente Ai Weiwei y de las Pussy Riot, el grupo de artivistas rusas que denuncian la carencia de libertades civiles en la Rusia de Putin.

Recientemente, Rialta informaba de la reseña aparecida en la plataforma Artnet sobre el último proyecto artístico de Tania Bruguera.

avatar