Poesía

Tadeusz Różewicz: poemas

La espina no creo no creo desde que abro los ojos  hasta cerrarlos no creo desde una orilla  hasta la otra  de mi vida no creo con la misma profundidad  con que mi madre  creía no creo al comer pan al beber agua al amar un cuerpo no creo en...

Dos poemas de Georg Trakl

Atardecer en Lans Peregrinaje a través del verano crepuscular ante gavillas de trigo amarillo. Bajo blanqueados arcos por donde la golondrina entraba y salía, bebimos ardiente vino. Hermoso: oh melancolía y risa purpúrea. Atardecer y oscuro aroma del verdor refrescan...

Imago mundi

Alzadlo. Roce su mano su descomposición, tras el barandal beatos y vestales, y las arrepentidas mirando la escena, se les nuble la vista: vean el coro de espaldas, capas pluviales, en un callejón sin salida. Se retire, y aún no entienda. Todavía no...

Embates y otros poemas

Epitafio del fuego Quién sopla el fuego de los huesos, quien lo hace chisporrotear sobre el abismo de cada uno, destrabando las piedras del alma, echándolas a rodar hacia la nada? Del invierno de Dios El arca del verano, su memoria, dónde están,...

Oda a la amistad

Bienestar, ésa es la realidad, y no la idea demasiado abstracta de la felicidad. Sentarme al atardecer al pie del Espantapájaros, a lo lejos deje de dar vueltas el catavientos, haya amistad (distributiva) entre semillas de cebada (actividad razonada) y los...
Francis Bacon, Painting (detalle), 1946. The Museum of Modern Art

Post-scriptum

sí, ja, yo mismo, sentado en el fondo excremental, parado, arriba, abajo, dormido, torcido, retorcido, oyendo sin oír el diálogo inconcluso del miedo, la flor del pánico, pero todo el que se dedica a algo así se convierte...

Cuatro poemas

Recordar este sábado... Recordar este sábado: las tumbas excavadas en la roca, en semicírculos, mirando hacia el este, y la puerta de la muralla abierta a campos roturados, al silencio y la luz del oeste. Necesito los ojos de los lobos para ver....

Poemas de ʻVersión del viajeʼ

To the Lighthouse La lucidez colocada en el tampoco, sobre la negativa conveniencia de dos rostros que se miran con el vacío de lo ahondado o del charco que crece. Interpelados por los ejes de sus cuellos opuestos como dos...

Dos poemas de ʻLa vida después de Nerudaʼ

De este mundo al fin Al alzar la vista el nuevo mundo no tarda en imprimirse en las retinas. El acto de enderezar el cuello crea el horizonte lo que nos permite abandonar la antigua piel sobre las piedras. La Estación...

Retratos

Retrato como eco ¿En qué escondrijo de ti gesticula la noche? ¿Quién te enseñó a crearte disfraces y verdades como ropas de tu acontecer? ¿Por qué mano transcurres al tacto azogado de la permanencia? ¿Qué ases que no sea quietud, estruendo,...

Destacados

Las tinieblas de la escena

Se habla mucho sobre el teatro; en realidad, nadie sabe lo que, en esencia, es el teatro. Como sabemos todos, “teatro” procede de la...