La carne de Fidel

Puñeteros y puñeteras: En La carne de René, Virgilio anuncia un nuevo régimen político. Está en el primer latido de Dalia de Pérez a la vista de la “criatura espléndida”: “Si no posee los músculos...

Cicatriz

1 En el gremio nadie se acuerda de mi verdadero nombre porque después de un altercado con Mamanosabe, la Superiora de Escritores, en que esta terminó mordiéndome una nalga, todos comenzaron a llamarme “Cicatriz”. Sucede...

Boca y pájaro hacen la novela del flujo…

Boca y pájaro hacen la novela del flujo. Tú y la mano, la mano inventando la muerte del pájaro, del palito, del gato, de la muchacha, de un hombre con los zapatos ridículos siempre...

Las cuadras

El verano anterior al pasado había venido una familia de holandeses. El padre era un tipo alto y flaco, no podría decirse que desgarbado pues conservaba una cierta elegancia en todas sus actividades, o...

Viñetas de ‘St. Louis Blues’

Hay algo de inmovilidad en el quedarse. Algo de espera. Eso pienso mientras fumo y miro la ciudad que se mete a través del balcón. El humo que produzco se aleja de la baranda...

Ganar el día

Ganar el día. Desde por la mañana esa frase en la cabeza y el calor. O desde anoche, en la duermevela de nuestro autobús trasmanchego, unos de esos autocares que desde fuera se ven...
Foto: ʻFrente a la cercaʼ, de Lorenzo García Vega

Rabo de anti-nube (fragmentos del diario de Lorenzo García Vega)

Abril 14. Mamá, ¡tan vieja estaba cuando se murió!, aparece en un cine. Ella temerosa, no se sabe desplazar. Ella quiere ir al baño, pero teme ir. Hasta que por fin la llevo. El baño...

El debut del escapista

Como si lograra zafarse de la mano que conminaba su debut, Mirko, a un paso de la improvisación y el ridículo, se detuvo ante el portón de la escuela. Había dormido poco y mal,...

Almendares-Mariel

La última vez que dije invernadero fue en una conversación con mi padre. Habíamos salido a caminar por las afueras del pueblo. Quería enseñarme una antigua estación de trenes que el gobierno había abandonado...

Un entierro clandestino y muy religioso

Samuel coleccionaba laminitas de todo tipo de álbumes: dinosaurios, estrellas de cine, futbolistas, santos y criminales. Esta vez venía sin láminas. Venía con semillas. Me dijo: «Kolia, tienes que acompañarme.» Yo le dije que no...

Te puede interesar

Calvert Casey desde la platea

Presentando a un colaborador Pronto vuelve a la palestra ciberespacial CUBAÑEJERÍAS, ahora con la primera colaboración de un invitado. Se trata del vallisoletano Diego del...