Inicio Columnas Incubadora

Incubadora

Por Carlos A. Aguilera

Baudelaire, territorio Kamchatka

¿Existe algo más estrambótico en el XIX que París? Y dentro de París, ¿algo más estrambótico que Baudelaire (con el perdón, claro, de Flaubert, Nerval, Lautreámont, Jarry y el satánico Huysmans)? Lo más seguro...

El yo fenoménico y el cómic

Quizá uno de los libros realmente inusuales que se han publicado en los últimos años sea la Enciclopedia erótica del cómic (Cátedra, 2012); libro de Luis Gasca, quien se dice posee uno de los...

Henry Eric Hernández: el arte cubano o la violencia divina

Autor de diversos libros, curador, artista… la obra de Henry Eric Hernández (Camagüey, 1971) es una locomotora. No sólo porque en ella esté presente la reflexión hacia lo político, hacia los constructos sociales o...

Unica Zürn: la lengua del hombre-raptor

Difícil encontrar una cabeza tan fría, precisa y negativa como la de Unica Zürn. Estroboscópica. No sólo porque sus dibujos, siempre de manera automática, nos muestren a golpetazos sus visiones: serpientes, mapas de hospitales,...

San Blanchot, comediante

Al igual que en Dostoievski y Stanislaw Lem, autor de Solaris y Hospital de la transfiguración, la posteridad de Maurice Blanchot depende perversamente de un simulacro. Atrapado a finales de la Segunda Guerra Mundial...

Tarkovski o el martirio del ‘homo sovieticus’

Si diésemos como buena la frase: “La nación rusa no era principalmente una nación de cultura, como lo eran las naciones de Europa Occidental, sino que era más una nación de inspiraciones y revelación,...

Julio Ramón Ribeyro o el arte de boxear con guantes chiquiticos

Flaco, misógino, cortante, desencantado, con una úlcera en el estómago y una nariz de pájaro que casi podía perforarlo a él mismo, se nos presenta Julio Ramón Ribeyro en dos de sus libros fundamentales:...

Canetti, muta, poder

Lo más extraño de Los emplazados, la última de las tres piezas teatrales que escribiera Canetti, es que cada personaje conoce su fecha de muerte desde el mismo inicio (se la atan al cuello...

Raymond Carver se agacha y le reza todos los días a san Chéjov

Si Chéjov era un escritor de personajes obsesivos, confusos, amorales, breves (nunca escribió una novela), atrapados, a contrapelo de sí mismos, en su propia trampa cotidiana, Carver, discípulo confeso del ruso (tenía una foto...

Bernnnnnnnhard se muere…

De todas las obras de teatro de Thomas Bernhard, quizá la más lograda, la más personal, la más mezquina, sea precisamente su Correspondencia (2012). Esa que desde 1961 fue engranando con Siegfried Unseld, su...

Te puede interesar

‘As de triunfo’, de Alessandra Molina

De todos los poetas cubanos nacidos en los sesenta del pasado siglo, creo que es Alessandra Molina quien más en confianza se encuentra con...