Inicio EXPEDIENTE | Severo Sarduy: dentro de la Revolución

EXPEDIENTE | Severo Sarduy: dentro de la Revolución

Severo Sarduy: “El Salón Nacional de Pintura y Escultura”

Que en Cuba hay pintura, que existe lo que tanto se ha temido llamar pintura cubana, y que no queda espacio ya para los intelectuales derrotistas que, de espaldas a los postulados básicos de...

Severo Sarduy: “Humorismo en serio”

¡Mira, eso es Cuba! me dice un amigo mientras me señala una delirante mudada que asciende por la calle Neptuno. Sobre una especie de motocicleta que parece diseñada por un mecánico surrealista, van varios...

Severo Sarduy: “Abajo el latifundio de la cultura”

Creíamos los escritores que nuestro pueblo era, casi por definición, indiferente a la cultura: ello robusteció las “torres de marfil” y el hermetismo. El Primer Festival del Libro Cubano que actualmente se celebra en...

Severo Sarduy: “Posición del escritor en Cuba”

La posición, que es a la vez la tragedia del escritor en Cuba, puede resumirse en muy pocas palabras: el escritor no es un profesional, no tiene una manera de vivir de su trabajo,...

Severo Sarduy: “Contra los críticos”

Sobre la mesa en que estoy sentado hay un enorme tratado de pintura. Digo, parangonando la frase de un personaje de Cocteau, que los críticos siempre terminan por comunicar un desorden a todo el...

Severo Sarduy: “El torturador”

¡No es cierto lo que dicen! No he matado a cien personas. Sólo a unas cuarenta, y otras veinte torturadas… es decir, veintidós, porque había dos niños, ahora que recuerdo. Pues bien, ¿por qué no...

Severo Sarduy: “Pintura y Revolución”

Pintura y Revolución… Pintura de la Revolución. Revolución de la pintura: veo que es fácil jugar con estas palabras. Sin embargo, no me dejaré llevar por los juegos verbales, tan comunes en nuestros críticos....

Severo Sarduy: “En su centro”

No abandone tan pronto, señor lector, la lectura de este artículo cuando le advierta que voy hablar de Martí. No mueva las manos nerviosamente. Yo lo comprendo: también he padecido por interminables las arengas...

Severo Sarduy: “Las bombas”

No recuerdo exactamente cuándo fue que comenzaron a aparecer las bombas, sé que las primeras fueron inofensivas y que de no haber sido por el aburrimiento, que debido a la escasez de grandes acontecimientos...

Severo Sarduy: “Dos décimas revolucionarias”

I Muera quien tiñe el asfalto de sangre tibia y espesa, muera el chacal que de un salto se apodera de su presa, muera quien humilde besa la mano que lo castiga. Muera la voz enemiga que transita por el cielo. Siga el...

Te puede interesar

El polen, la mosca y el osito de felpa (a propósito...

La tulpa con forma de joven desnudo decapitado llega sosteniendo por los cabellos su propia cabeza. Se para en una pierna sobre un nenúfar...