Inicio ESPECIAL | Una Cuba de bolsillo. Mapa de la poesía en los años cero

ESPECIAL | Una Cuba de bolsillo. Mapa de la poesía en los años cero

      Volvemos a dejarnos tentar por la instantánea de una f(r)acción de la poesía escrita por la Generación Cero, que comenzó a publicar tras el año 2000 en Cuba. Quince poetxs nacidxs entre 1972 y 1988, fluctuando de lo púbico a lo público, del verso a la prosa poética, de la Isla a su cayerío y mar afuera… ¿Descomprometidxs? Desprejuiciadxs. ¿Deslocalizadxs? Queriendo desdramatizarse, más que asumir un estilo desarraigo… Puesta la mirada sobre lo político y lo real: de las ruinas (de la gloria) de un país a lo virtual, de los ritos de las tribus urbanas al regusto por cualquier arqueología (socavando sin ascos del yo al otro, del ayer al hoy). Puesto el dedo en los intersticios del cuerpo y de lo íntimo: de las excretas al sexo, de la solitaria masturbación a lo orgiástico. Demorados en lo efímero como en lo trascendente (amor, muerte, historia, lenguaje, memoria), mas sin ocultar el rictus de una son-risa siniestra cuando cronican las Indias otra vez. Aunque la instantánea seccione y delimite poses, rasgos, ramalazos de versos que se quedan en uno como ciertas imágenes o seguidillas obsesivas, este es sólo un boceto posible del panorama, una incitación para que el lector funde su propio álbum de nuestra poesía, como quien prueba a hacer y rehacer el arcoíris de una Cuba de Rubik.

      Jamila Medina Ríos

      No idolatrarás a bestia ni a imagen alguna No podrás traer las tazas que usó Anäis Nin cuando estuvo en Cuba. Ni siquiera esas tazas viejas, sucias, manchadas de lápiz labial, guardadas en el almacén de un museo, a merced de las cucarachas y el polvo. Ni siquiera las tazas. El dictador El dictador como un invento decimonónico. Un invento bello, magnífico, atractivo, pero inútil. Un invento más allá de las leyes del mercado, para...
      Anotación entre dos pueblos A Linet Cums Al estribo del camión soviético… Esto arranca y nadie viene a querer desplegar los pañuelos. La cabina injertada: de corrido, cinta del litoral. El sol que se retira parece prender de un fuego líquido riscos arborescentes, copas en plato de las uvas caletas, picaduras del mar de leva en tonos naranja intenso. Sostenidas carburaciones como de mantra mecánico. Me entretiene prever...
      Peligro de derrumbe Arrimar palabras. Una palabra y otra. La cuartería del lenguaje. Un barrio pobre en medio del lenguaje. Si una palabra arde la otra arderá también. Si una cae, ya sabes. Decir madre mía, patria mía, y que el posesivo sirva de puntal. Contribución a la economía política Poner la mano que escribe bajo una prensa de tabaquería y hacer...
      (de las mitades) hundo la mitad del cuerpo (sólo la mitad) en la playa El Judío nunca logré ir más allá de la línea que divide el plano bidimensional del ocaso en la playa El Judío nunca alcancé el triste horizonte de la tarde hundo la mitad del cuerpo (la mitad que es el cuerpo único) y río tratando de esquivar el golpe que se acerca ofrezco la mitad del rostro el golpe es...
      Los médanos no No puedo perseguir la chiva de Oscar Cruz porque esa chiva no es mía ni es mío el desierto ni Oscar Cruz me pertenece. Las ambiciones fluctúan de todas las circunstancias en las que he deseado participar ninguna ha sido tan deseada como esa persecución. Colocando sobre mí el dedo de la autocrítica me pregunto si merezco perseguir la chiva ¿incluso si la chiva no fuera de Oscar...
      Redondel ¿Verdad, Señor, que mientras otros hablan de patos y gallinas (y de cuchillos, como granjeros de la literatura), el pájaro se muerde la cola sin mutilarse? El hueco 1 Hombre de circunstancias habituado a la oferta de desistir en el tramo que va de la muerte a la vida y de la muerte a la muerte (aunque esta lleve evidente simulación) día a día regresa a casa después de larga jornada en...
      Sófocles en Colono El árbol del olivo era una engañosa metonimia de la patria. El árbol una vez quemado y renacido en el mismo pedazo de tierra, mártir reincidente en su fácil lucro, su verticalidad empañada como viniendo a desmentir la continuidad de los racimos de lo real. La guerra finalmente ha terminado –o no. La devastación, en cualquier caso, ha de ser...
      Hirsuto o flujo en mujer podríamos felices tú, amigo infeliz, y yo que puedo amarte quizás toda la vida podríamos felices muchacha vitalicia tú y yo que dentro de mi opacidad alegre te amaría tal vez toda pero como guayaba y observo que probablemente nadie, ninguno de los dos, soportaría mi comer guayaba muerdo guayaba en mi mano derecha y descorro semilla a izquierda lengua o con labio inferior semillitas saliva y restos minúsculos restos semidiluidos de guayaba veo mi mano llena de esta clase de semillas y creo que no podría plena felicidad felicidad con...
      Hierros de carnaval Fraguados en herrerías clandestinas viajan sobre trailers ominosos por la cicatriz nacional, artefactos para la diversión, que en carnavales de barrio se erigen en sólo una hora. Piezas de antiguos centrales adobadas por años en el alcohol de almíbar, ahora toman sitio en sillas voladoras y en botes suspendidos en el arco de su viaje. Quien no asistió al esplendor de los parques eléctricos, podrá encontrar aquí una desleal imitación. Di adiós a tu...
      La estrella cimarrona Estás en cuaresma en cuarentena, en el resto de tus días, estás en ese dolor de mis testículos que pone fin a mi respiración y que he jurado apretándolos vengarme. Piénsalo y dispútame otra tregua. Proponte salir airoso, cambiar la sentencia que me impone el juramento. Proponte amainar ese dolor y luego dime qué se siente al...

      Te puede interesar

      Imago mundi

      En México, Colonia Educación, la campanilla en alto a la entrada, el portalón, lianas, cuidado con el escalón, la Santa Rita en flor, ni floripondios ni maguey, un jardín (descuidado):...

      Réprobos