Inicio Autores Por LEGNA RODRÍGUEZ IGLESIAS

LEGNA RODRÍGUEZ IGLESIAS

LEGNA RODRÍGUEZ IGLESIAS
5 PUBLICACIONES 0 COMENTARIOS
Legna Rodríguez Iglesias. Trabaja en sus labores. Escribe una columna irrelevante en la revista digital El Estornudo. Obtuvo el Premio Centrigugados de Poesía Joven, España, 2019; el Paz Prize, otorgado por The National Poetry Series, 2016; el Premio Casa de Las Américas, teatro, 2016; y el Premio Iberoamericano de Cuentos Julio Cortázar, 2011. Es autora de varios libros como Mi pareja calva y yo vamos a tener un hijo, poesía, Ediciones Liliputienses, 2019; Spinning Mill, poesía, CardBoard House Press, 2019; La mujer que compró el mundo, cuento, Editorial Los Libros de La Mujer Rota, 2017; Mi novia preferida fue un bulldog francés, narrativa hispana, Editorial Alfaguara, 2017; Miami Century Fox, 51 sonetos, Akashic Books, 2017; Transtucé, poesía, Editorial Casa Vacía, 2017; Si esto es una tragedia yo soy una bicicleta, teatro, Casa de Las Américas, 2016; Chicle (ahora es cuando), poesía, Editorial Letras Cubanas, 2016; Mayonesa bien brillante, novela, Hypermedia Ediciones, 2015; No sabe/no contesta, cuento, Ediciones La Palma, 2015; Las analfabetas, novela, Editorial Bokeh, 2015; entre otros.
Esta entrevista quiere ser correcta pero no lo es. En ella hay falta de ética y falta de sentido común. No creo en el sentido común a la hora de enfrentarme a un libro o a una obra de arte o a quien sea que haya creado eso. Una...
Sé, pues, que este paréntesis es una justificación, y que una justificación puede encerrar un sentimiento de culpa. Por lo que, quizás, debería aclarar más. Por lo que, quizás, debería tratar de alcanzar la mayor objetividad posible. Pero, repito, está Juan el Buda, que no sabe de ninguna fiesta...
Agarrada por los cilindros, que habían girado de pronto con inesperada rapidez, la mano izquierda de Mackandal se había ido con las cañas, arrastrando el brazo hasta el hombro. En la paila del guarapo se ensanchaba un ojo de sangre. Alejo Carpentier, El reino de este mundo Por cierto, una ciudad...
Los médanos no No puedo perseguir la chiva de Oscar Cruz porque esa chiva no es mía ni es mío el desierto ni Oscar Cruz me pertenece. Las ambiciones fluctúan de todas las circunstancias en las que he deseado participar ninguna ha sido tan deseada como esa persecución. Colocando sobre mí el dedo de la autocrítica me pregunto si merezco...
El hilo Yo jamás había visto un hilo en una vagina colgando de la vagina como un moco de catarro como un pañuelo de fiebre yo jamás había halado un hilo de una vagina se le iba a salir el alma se le iba a ir con el hilo la memoria del horror yo lo halé...