Inicio Autores Por JOSÉ KOZER

JOSÉ KOZER

JOSÉ KOZER
15 PUBLICACIONES 0 COMENTARIOS
José Kozer (La Habana, 1940). Es uno de los poetas más prolíficos del mundo contemporáneo. El conjunto de su obra suma cerca del centenar de libros de los cuales el más reciente, Nulla dies sine línea (2016), intenta recogerla en su integridad. Ha ejercido la docencia en algunas universidades y traducido al español a poetas de las tradiciones inglesa y japonesa. A la par de un indiscriminado ejercicio de la lectura, ha llevado una reflexión crítica sobre antiguos y modernos, canónicos y emergentes, de la que dan fe los fragmentos de sus diarios, las entrevistas concedidas y los ejercicios en prosa en parte concitados en volúmenes como La voracidad grafómana: José Kozer (2002) y De donde son los poemas (2007). En 2013 fue galardonado con el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda.
9 julio, martes. BHÁVANÁ = proceso de meditación. Desde ayer me ronda un poema, toma la forma de palabras sueltas, chispas que me evaden. Lo suscita una imagen, Susana, nueve años, echada toda la tarde en la cama leyendo, lleva unos espejuelos color caramelo, de grandes cristales redondos: pantalones...
Uno El 25 de junio de 1929, y luego de haber pasado por Madrid, París y Londres, Lorca desembarca en el puerto de Nueva York adonde llega en el vapor SS Olympic que saliera del puerto de Southampton el día 19 de junio. Llega a Nueva York deseoso de alejarse...
Poemas de José Kozer (audio): “Indicios, del inscrito”, “Te acuerdas Silvia”, “Mi padre, que está vivo todavía”, “Cono de luz”, “Ánima”.

Cántico

Para Antonio Piedra Antes, y ya son décadas fraguaba belleza, en el harnero de Dios cribo hoy, fuga de auroras, vacío vegetal (río) rocío matinal, polvillo óseo: me contento esquivando, me pongo de perfil, un solo ojo para mirar a fondo como me desfondo, con un ojo se ve menos: despacio voy variando, me contento viendo sobrenadar en la superficie del momento algún quehacer, la ventana, una...

Utopos

Contraponer a la Muerte inmaterial, evidente abstracción (innecesaria) una vida productiva en ínsulas extrañas de poca población, algo de fuerza bruta ejercer en el trabajo, vivir de lo que crece por cuenta propia con un poco de ayuda de la azada, tallar en madera, caer a la noche rendido, vida material. A las Afortunadas las Sandwich Molucas la Isla de Man, de...

Imago mundi

La gabardina extendida a todo lo largo del mostrador la rozo a ciegas mi padre el cortador se encuentra en la yema de mis dedos. Termina en casa el almuerzo, lo coronamos con cóctel de frutas en lata, una estafa (hoy se sabe) la industria nos lavó los sesos, se sabe: oigo rodar la silla a la cabecera de...

Imago mundi

En México, Colonia Educación, la campanilla en alto a la entrada, el portalón, lianas, cuidado con el escalón, la Santa Rita en flor, ni floripondios ni maguey, un jardín (descuidado): cuatro dogos, olían a chotuno, hacían la gracia en las calles de cemento (resquebrajadas) el dormitorio tiene la colección completa de Clásicos Castellanos, quiero leerlo todo: no tener otra existencia. Leer todo Galdós, Balzac, Diarios de Tolstoi,...

Imago mundi

Cuba a qué si se va a morir. Terminar oyendo música, plectro en el samisén, la mandolina en el balcón que mira al jardín, la mujer de la mandolina en el jardín: Julieta de plácemes a medianoche, descanse el siervo de la escritura (esa sevicia) mientras se duerme, la calandria no canta todavía, un último momento en el fondo banal. Derviches, canciones turcas, sistros, albogues, cuecas...

Imago mundi

Conversamos sobre el enigma que una vez representa algo (al parecer) o recibir al nacer un nombre que identifica qué: nos íbamos a caminar todas las tardes por las afueras de otro país, él habló una vez más de una pequeña ciudad de provincias donde crecen una cierta flor y un cierto árbol, habló de pasada sobre la literatura de Madame de Staël y que...

Imago mundi

En la popa de la embarcación sentada en un taburete de poca altura una joven (edad aproximada dieciséis años) de piernas abiertas repitiendo unas tonadas infantiles para engatusar a los rodaballos, hacerlos saltar del fondo del mar, morder los anzuelos de los palangres (entre dieciocho y veinte) ocho lanchas...